Giordano Bruno

Autor: Lucio Vero
Tamaño: A5
Cantidad de páginas: 135

S/54.00

Hay existencias

Si te gusta, compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Descripción

Uno de los motores del llamado “Renacimiento” lo constituye Giordano Bruno, monje dominico que renunció a los hábitos y recorrió toda Europa con sus enseñanzas respecto a la existencia de otros mundos semejantes a la Tierra, que estarían habitados por otras formas de vida.

Ya de novicio le presentó problemas su libertad de pensamiento y su concepción de la vida. Su espíritu audaz y la convicción que tenía sobre sus doctrinas, le hicieron enfrentar cualquier opinión que tratara de rebatirlas, creciéndose en lucha sin igual ante los doctos contemporáneos que no alcanzaron a comprender la dimensión de tales teorías.

Su juicio crítico sobre las costumbres y la entusiasta defensa de sus doctrinas le acarrearon enemistades e hicieron que fuera perseguido por la Inquisición; esto es algo que no nos debe extrañar si tenemos en cuenta la autoridad ilimitada de la que tanto usaron y abusaron los papas; no olvidemos que el pontífice romano se adjudicó en todo momento el atributo de “Dios en la Tierra” por lo que no es del todo ilógico que este “Dios” o cuanto menos Alter Ego de Dios quisiera meter la nariz incluso en los secretos de la Naturaleza y en regular sus leyes; o sea, la misma función que los teólogos atribuyen a Dios en el Cielo. Era opinión de la Iglesia Católica y el cristianismo en general que las estrellas eran lámparas puestas por Dios para alumbrar a los hombres, según “extraían” de las enseñanzas de la Biblia Hebrea.

Pero la Ciencia contradice a la Teología, y la Teología, que tenía a su disposición la tortura, la cárcel y la hoguera para sostener sus teorías y mantener firme su prestigio, no podía dejar de aplicar la prisión a Galileo y la hoguera al Filósofo Nolano.

Más valiente que Galileo y menos político que Paracelso, no faltó a la verdad, y esto le costó ser entregado a las llamas en Campo di Fiori, en Roma, el 17 de febrero de 1600.

Información adicional

Peso 0.24 kg
0